"Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado y no me esperaba nadie". Puede que el inicio de Nada de Carmen Laforet presagiara parte de la historia de su escritora. Pocos esperaban que una chica de apenas 23 años revolucionara el sector editorial como ella lo hizo. O que ganase el Premio Nadal (1945) con una primera edición. Quizá tampoco que los medios de la época sentirían una auténtica fascinación por su vida y sus escritos (aunque quiza se daban más eco de lo primero). Pero, tras 100 años de su nacimiento, Carmen sigue tan presente como entonces.

Hoy celebramos este pequeño homenaje repasando algunos detalles de su vida y de su exitosa novela, un fascinante relato de la posguerra catalana.

Forastera de Diana Gabaldon, fue publicado en 1991. La autora empezó a publicar los primeros capítulos del libro en Internet y, tuvo tanto éxito, que se convirtió en un auténtico superventas. Su fama no solo se quedó entre las lectoras de literatura romántica si no que, en 2014, Starz decidió adaptarla a la televisión bajo el título original de "Outlander". Con bastante fidelidad al libro, de hecho.

Hay algo en los libros basados en historias reales que te produce cierto estupor. Es ese mismo sentimiento cuando miras casas que han permanecido cerradas desde hace tiempo pero intactas, como las dejaron sus dueños. Aunque nos duela asociar cierta realidad a la ficción, no puede compararse a lo que te conmueve cuando sabes que hubo personas que realmente formaron parte de esa realidad. Que lo vivieron. Lo sufrieron. Que formó parte de su propia historia. De ello se hizo eco Viola Ardone quien ha recogido en El tren de los niños una historia basada en hechos reales.

Conforme vi que Feria salía al mercado, con sus banderines y colores, y su atractivo argumento, supe que iba a tener mucho recorrido. Porque ya había leído a Ana Iris en sus artículos de Vice y su espontaneidad, originalidad y cómo mezclaba tantas referencias con su ingenio característico, resultaban un cóctel refrescante y necesario (algo que tanta falta le hace al sector literario).

Tal cual escribo estas palabras, veo que Círculo de Tiza, la editorial que hay detrás del libro, acaba de anunciar que publicarán su sexta edición, y pese a ello, estoy segura de que esta cifra se quedará obsoleta en apenas unos meses. Porque está escrito con tanto cariño, con tanta frescura y tanta autenticidad, que es muy difícil no caer rendido. Y os cuento por qué.

Hay libros que entretienen, que acompañan y divierten en noches vagas. Otros que curan, que llegan justo en el momento necesario para aliviar algún dolor. Pero también tenemos otros, como en este caso es el de Desencajada de Margaryta Yakovenko, que escuecen. Duelen. Revuelven. Pero, después de todo eso, también calman.

Cuando terminé de leer Desencajada tuve que dejar el libro unas cuantas semanas (incluso me atrevería a decir, un mes) en barbecho. Porque me había removido tanto por dentro que sabía que la reseña me iba a costar. No escribirla, sino reunir todo lo que me había hecho sentir en un puñado de palabras. Así que, si te apetece saber más, echa un vistazo más abajo.

Cuando nos encontramos ante un momento importante en la vida solemos sentir un tipo de vértigo de esos que te inmovilizan, te hacen sentir frío en la espalda y que atenúan las luces que tienes a tu alrededor, volviéndolo todo más oscuro y tétrico. Especialmente...

Para muchos, puede que Rosa Montero sea esa escritora que siempre está en la cabecera de novedades. Porque de hecho suele ser así. Pero lo cierto es que la madrileña tiene una gran cantidad de facetas que hacen que todo lo que le rodea tenga un color especial: desde sus columnas en medios hasta los comentarios llenos de cariño que dedica a sus lectoras en Twitter. Con La buena suerte de Rosa Montero, encontramos una nueva oportunidad para acercarnos al imaginario de la escritora.

Conforme nos vamos acercando a las fechas de Navidad, lo cierto es que las novedades literarias de noviembre 2020 suelen llenarse de libros sobre Charles Dickens y libros que son "fácil de regalar". Nótese ediciones especiales de clásicos o bestsellers (como la nueva edición de Harry Potter y la Piedra Filosofal, que es absolutamente preciosa) o libros de relatos. Por lo general creo que septiembre, octubre, febrero y marzo son los meses más grandes a la hora de lanzar títulos nuevos, pero la verdad es que este mes las novedades literarias de noviembre 2020 no se han quedado atrás.

He preparado un mix de lecturas que me han llamado la atención visitando las webs de mis editoriales favoritas. Como cada mes, puede que vuelvas a entrar al post y encuentres algún libro nuevo así que, ¡toma nota!

Los últimos románticos llegó a mi en agosto, aunque no fue hasta un mes después cuando de verdad encontré el momento para conocer a Irune, su protagonista. Y para acercarme a Txani Rodríguez, su autora.

Pero me alegro tanto de haberlo hecho y de haber descubierto este libro lleno de matices, de crítica y de realidad, que te cala los huesos poco a poco como si estuvieses en ese pueblo industrial junto a su protagonista. Una historia tan bien escrita y cuidada que dan ganas de abrazarla.


"Las cosas pasaron como pasan los trenes de mercancías: con un estruendo de velocidad anunciado desde lejos".


Como un golpe de aire fresco, El año del mono de Patti Smith salió al mercado justo cuando el confinamiento llegaba a su fin, publicado por Lumen. Un momento en el que el desconcierto y la novedad eran de rabiosa actualidad, casi como ahora. Sin embargo, descubrir que una artista como Patti, a miles de kilómetros, podía poner palabras y sentimientos a ese estado de letargo que todos sentíamos, hizo que la conexión con su nueva novela fuera todavía mayor.

Y es que, si algo caracteriza la forma de escribir de Patti Smith, es contar historias (en la mayoría de las veces SU historia) de una forma veráz, honesta y cercana. Al menos eso es lo que me transmitió cuando leí Éramos unos niños, novela que hizo que sintiera una fascinación total por ella. También me animó a seguirla en Instagram (red social en la cual es bastante activa) y que ese halo que le rodea creciese todavía más.

¡Yipa! Ya sabes, el típico banner obligatorio de Cookies. Si aceptas podré saber cuántas visitas reciben mis artículos.    A ver, cuéntame de qué va esto.
Privacidad