fbpx

Encuentra tu próxima lectura favorita.

Reseñas literarias

Descubre las novedades que cada mes publican las editoriales.

Novedades editoriales

Debate en torno a las tendencias literarias.

Artículos de opinión

Artículos de opinión

The show must go on

Ser mujer es difícil. Puede que suene a un discurso más que dilatado, pero no por ello deja de ser cierto. Desde que nacemos hasta que rozamos la edad adulta, el recorrido de la mujer siempre es algo más complicado que el de un hombre porque pese a todos los adelantos tecnológicos que tenemos, sigue siendo un mundo masculino.

Imagen promocional de la línea de ropa Violeta

No me malinterpretéis, pero todos los grandes líderes (y por tanto manos poderosas) son hombres. ¿Que no me parece bien? Es cierto, pero no porque sean hombres, si no porque parece que solo hay hombres liderando… porque por culpa de esta realidad pasan ciertas cosas en la sociedad contra las que muchas veces no podemos luchar. 
Un claro ejemplo donde la principal perjudicada es la mujer, es la famosa Ley del Aborto que en España tanto ha dado de que hablar. Dejando a un lado que hasta la Unión Europea ha insistido en el atraso que supone ética y socialmente esta Ley, a mi me gustaría ir más allá. Me gustaría resaltar que esta Ley ha sido formada por entes masculinos, entes que no son mujeres y por tanto no pueden saber qué siente, que piensa, qué sufre o cómo afronta las cosas una mujer. Sea cual fuera la decisión que pudiera tomar en caso de necesitar un aborto. Aún así, se creen que tienen el poder de decidir sobre otro cuerpo y con su futuro. Porque seamos realistas, conforme están las cosas, pueden.

Imagen de Pinterest
Otro ejemplo bien distinto es la moda. Desde tiempos inmemorables, la moda ha sido un terreno femenino. Por lo general, el público femenino se interesa más por las tendencias, la actualidad y los cambios en el paradigma de la moda. A muchas nos gusta ir de compras, yo misma me declaro fan de los blogs de esta temática y de las revistas. Pero aún así, sigue siendo un terreno liderado por hombres. Sólo hay que echar un vistazo al nombre del dueño del Grupo Inditex Amancio Ortega o ir más allá y mirar a los grandes diseñadores de alta costura. Con esto quiero decir que siguen siendo hombres los que dictan lo que se va a llevar, con qué patrones se mide la sensualidad y que queda bien según nuestro tipo de cuerpo.
Imagen de Pinterest

Pero también nos dicen cómo debemos ser. Esta semana, salió a la palestra una nueva línea de las tiendas Mango llamada Violeta. Violeta es una línea de ropa dirigida a gente con curvas. Hasta aquí nada raro. Otras marcas lo han hecho antes (véase ASOS Curve) y bueno, está bien que una tienda como ésta ofrezca mayor tallaje, puesto que las españolas somos por lo general, chicas con curvas. El problema es cuando se especifica que esta línea de ropa tendrá talla a partir de la 40, que no van a ser las mismas prendas que se venden en tienda si no una colección completamente distinta. Una temporada sosa, de colores básicos y ropa que parece pensada para señoras de edad madura, como si no hubiera jóvenes con una 40. ¿Creéis que esta decisión la tomaría una mujer? Eso no lo se, pero lo que sí se es que el director de RSC que ha cargado con esta iniciativa se llama Xavier Carbonell.

Cuando lo leí puse el grito en el cielo. ¿El mundo es para las chicas de la 36-38? ¿Eso es lo que nos quieren decir? ¿Así es como los líderes quieren que seamos? ¿Debemos ser una Irina Shayk o una Megan Fox para que nos dejen triunfar? 
Imagen de we heart it

Pero después pensé en literatura. Comencé a preguntarme que si la sociedad y la moda estaban liderados por hombres, ¿era la literatura otro ejemplo de dominio masculino? Lo primero que hice fue buscar un ranking de “libros más vendidos en 2013“. Mi “sorpresa” fue que de los 10 libros más vendidos, 7 puestos estaban liderados por hombres. Vale, no era del todo una sorpresa… después de ver durante todo el año los libros, intuyes más o menos quienes van a ser los autores que más vendan. Pero después de esta confirmación, me interesé por los altos cargos de las editoriales. ¿Eran también hombres? Mi sospecha volvió a reafirmarse. El presidente del grupo planeta es el heredero José Manuel Lara Bosch. En Random House Mondadori (tras la fusión con el grupo Bertelsmann) es liderado por Thomas Rabe. Si echamos un vistazo a la Editorial SM, podremos comprobar como el nombre de Luis Fernando Crespo aparece como presidente de la misma. ¿En Alfaguara? Juan Cruz. ¿Esto significa que la literatura es machista?

¿En qué lugar nos deja esto? ¿Debemos resentirnos y aceptar estos cánones? Con estos datos y reflexiones, no quiero decir que las mujeres sean mejor que los hombres ni muchísimo menos. Este no es un discurso en pro del dominio de género, si no de la igualdad. Porque echo en falta nombres de mujeres poderosas, mujeres con poder por sus propios méritos y logros profesionales. Y para ello deben eliminarse las barreras de entrada (que si bien, la mayoría parece que son psicológicas por parte de la población).

En definitiva, ‘The show must go on’, porque todavía queda mucho por lo que luchar. ¿Vosotros/as qué pensáis? Me gustaría saber vuestra opinión al respecto ya sea debajo de los comentarios o por twitter citando #SweetParanoia. Nos leemos,

Previous Post Next Post

Puede que también te guste