El tiempo entre costuras

El tiempo entre costuras: 5 diferencias entre la adaptación y el libro

El pasado lunes se emitió el capítulo final de una de las series más vistas de la parrilla televisiva: El tiempo entre costuras. La adaptación cinematográfica del libro homónimo de Maria Dueñas, ha conseguido meterse en el bolsillo a la audiencia consiguiendo más de 5.536.000 espectadores (27.8% de share) en su  último capítulo.

La serie ha sido rodada con mimo. Se han utilizado una gran cantidad de exteriores para dar realismo a las escenas y ha contado con un reparto formidable. Quizá la actuación más señalada ha sido la de actriz Adriana Ugarte (interpretando a la protagonista Sira Quiroga) que ha conseguido hacer suyo el papel y que no podamos imaginarnos otro rostro que no sea el de la actriz al pensar en Sira. Pero lo cierto es que no había ningún personaje ni interpretación que no encajara en la calidad del film.
La calidad era tal, que cuando la veías te olvidabas que lo que estabas viendo era una serie, y no una película. La ambientación, el atrezzo, la iluminación y el vestuario (piezas clave para el libro dado los diferentes escenarios y épocas en las que transcurre) estaba completamente cuidado y muy medido. De hecho, si cogemos un par de fotos de la Adriana Ugarte a lo largo de la adaptación, podemos comprobar cómo evoluciona su personaje según lo que ha vivido y cómo se siente ella (con los colores o cortes del vestuario, el maquillaje, los peinados, etc).

Una de las cosas que me encantaron de la historia de Maria Dueñas es la relación entre Beigbeder y Rosalinda Fox (que, por cierto, existieron de verdad). Y también la amistad tan grande entre de Rosalinda y Sira. Pero este es un rincón literario, y como tal, os voy a contar unas cuantas diferencias que la adaptación cinematográfica ha ido modificando del libro.

¡O J O   S P O I L E R S!

5 diferencias entre el libro y la serie de el tiempo entre costuras

    • No había un final romántico. Es cierto que a mi me gustó más el de la serie… me encantaba Marcus y que terminara con Sira me encantó. Pero en el libro simplemente se despedían y cada uno iba por su camino. No terminaban juntos.
    • Sira nunca pide ayuda a Ignacio (interpretado por Raúl Arévalo). En la serie, cuando Sira vuelve de Marruecos a Madrid, se reencuentra con su amiga Paquita; ésta está oculta en la casa de Manuela por ser republicana. Cuando Sira la descubre  (enferma) se la lleva a su casa para cuidarla y le pide ayuda a Ignacio para que elimine los papeles que demuestran la afiliación de Paquita en el Partido Comunista. Pero todo esto pasa en la serie porque en el libro, no ocurren ninguna de estas cosas. De hecho, creo recordar que ni si quiera Sira vuelve a su antigüo barrio.
    • El personaje de Paquita. Tampoco existe en el libro. Aunque el personaje interpretado por Pepa Rus cobra relativa importancia en la vida de Sira, en el libro no aparece en ningún momento. A Sira sólo se la ve acompañada por unas compañeras del taller de costura en las ue no se repara mucho.
    • La relación con su padre. En la serie, cuando Sira conoce a su padre, éste le provee de dinero y joyas para que pueda huir a Marruecos y tener una vida mejor. Después, cuando vuelve a Madrid, recobra el contacto y se ven de vez en cuando. Pero lo cierto es que en el libro esta relación no llega más allá del primer contacto. 
    • Ramiro no muere. El guapo novio de Sira (interpretado por Rubén Cortada) que engaña y abandona a la protagonista en Marruecos, no muere como se ve en la serie. Simplemente huye con el dinero y joyas de Sira. Aunque tiene cierto sentido que lo mataran en la serie, para que Sira pudiera pasar página y continuar su vida.
Lo cierto es que todos estos cambios que se han realizado se hicieron para conectar más a los personajes con la audiencia y captarla de una forma más directa. Y a mi me gustaron bastante. Creo que han sido muy acertados y que se han tomado con cabeza (teniendo en cuenta que ha sido supervisado en todo momento por la autora del libro). El cambio que más me gustó fue el final de Sira con Marcus. ¡Esa bonita relación no podía terminar!

Sira (Adriana Ugarte) con Marcus Logan (Peter Vives)
Aquí puedes ver el final de la serie:

6 Comments
  • Sofi
    Posted at 18:37h, 24 enero Responder

    Yo no he leído el libro ni la serie, asi que no se porque comento(?

    Besos:)

  • Miryam Artigas
    Posted at 13:44h, 25 enero Responder

    Jajajja ¡gracias Sofi por comentar!
    Aún así te recomiendo tanto el libro como la serie 🙂

  • Elena Carmona
    Posted at 15:40h, 25 enero Responder

    Ojo spoiler!!!
    Pues para mí si que acaban juntos en el libro. No lo dice claramente pero en el epílogo se da a entender que es así. 🙂
    Con lo demás estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Y tengo que decir que me ha gustado más la serie porque en el libro a veces había demasiada información histórica sobre personajes poco conocidos y que quizás no era tan relevante para la historia en mi opinión, creo que mucha de esa documentación se la podía haber ahorrado pero bueno tengo que decir que el libro me gustó muchísimo también.
    Un saludo 🙂

  • Miryam Artigas
    Posted at 17:27h, 25 enero Responder

    Hola Elena!
    ¿A ti te dio esa impresión? Yo creo que no… no está muy claro pero en el epílogo habla que siguió trabajando como espía y cuando habla de Marcus es como "da igual lo que pasara con nosotros, porque no queda registrado en ningún libro; voy a dejar aquí el fragmento por si alguien saca algo más en claro. Para mi acabaron juntos porque así quiero que sea, aunque no se bien qué quería la autora.

    “En cuanto a Marcus y a mí, quizá nuestros senderos se separaron cuando la guerra acabó. Puede que, después del amor alborotado que vivimos durante los cuatro años restantes, él volviera a su país y yo terminara mis días en Madrid convertida en una altiva modista al mando de un taller mítico, accesible tan sólo para una clientela que yo elegiría caprichosamente según el humor del día. O a lo mejor me cansé de trabajar y acepté la propuesta de matrimonio de un cirujano dispuesto a retirarme y mantenerme entre algodones el resto de mis días. Pudiera ser, sin embargo, que Marcus y yo decidiéramos recorrer juntos el resto del camino y optáramos por regresar a Marruecos, buscar en Tánger una casa hermosa en el Monte Viejo, formar una familia y emprender un negocio real del que viviríamos hasta que, tras la independencia, nos instaláramos en Londres. O en algún lugar de la costa del Mediterráneo. O en el sur de Portugal. O, si lo prefieren, también pudiera ser que nunca acabáramos de asentarnos del todo y continuáramos durante décadas saltando de un país a otro a las órdenes del Servicio Secreto británico, camuflados los dos bajo la cobertura envés de la historia, activamente invisibles en aquel tiempo que vivimos entre costuras. […]”

    Fragmento de: María Dueñas. “El tiempo entre costuras”. iBooks.

    También estoy de acuerdo contigo con lo de los datos históricos. Creo que (por una vez) la serie es una forma mejorada del libro. Un beso!

  • Anónimo
    Posted at 19:15h, 08 marzo Responder

    Hola. Si mal no recuerdo en el libro sí mantiene ciertos encuentros con su padre mientras está en Madrid. De hecho, la gente rumoreaba que tenían una relación, y es por esto que al final se lo presenta tanto a la pareja inglesa como a Marcus

  • Pilar Parra
    Posted at 14:01h, 12 enero Responder

    Yo creía recordar a Paquita, aunque ahora entró la duda (no cuando va a lo de Manuela, eso sí que es falso). Regresa a su barrio sólo para hablar con Manuela. Lo de Ramiro es cierto, y tampoco sé bien si recuperaba al menos una de sus joyas, como muestra en la serie. En cuanto a Marcus y ella, yo preferí pensar que si terminaban juntos. Y con su padre si mantiene la relación y realiza la reunión con Alan para aclarar el parentezco.
    Al final agrega lo del pétalo de rosa que se cae en el despacho de Manuel Da Silva, y todo el rollo de que Manuel regresa a Madrid para extorsionar a los ingleses por el microfilm (que no existía en el libro).

¡No te olvides de dejar tu comentario!

¡Yipa! Ya sabes, el típico banner obligatorio de Cookies. Si aceptas podré saber cuántas visitas reciben mis artículos.    A ver, cuéntame de qué va esto.
Privacidad