fbpx

Encuentra tu próxima lectura favorita.

Reseñas literarias

Descubre las novedades que cada mes publican las editoriales.

Novedades editoriales

Debate en torno a las tendencias literarias.

Artículos de opinión

Reseñas Literarias

84 Charing Cross Road, de Helene Hanff, el libro que rinde homenaje al amor por la literatura

84 Charing Cross Road de Helene Hanff

Existen libros sobre muchas cosas: Libros sobre ciencias, naturaleza, música, cine… libros sobre distintas narrativas… y también libros sobre libros. 84 Charing Cross Road de Helene Hanff, es uno de esos libros que habla sobre otros libros y de las personas que aman la literatura.

84 Charing Cross Road llegó a mis manos por casualidad: Fui a la librería Re Read de Calle de O’donnell y allí Sergio Sancor se encargó de hacer magia. Yo no llevaba ninguna idea ni buscaba nada en concreto. Pero él se encargó de sacarme varios libros que sabía que me iban a gustar, y vaya si acertó.

De qué trata 84 Charing Cross Road de Helene Hanff

Helene Hanff, una joven escritora americana, decide ponerse en contacto en 1949 con una librería británica llamada Marks & Co. (ubicada en el número 84 de la calle Charing Cross Road, de ahí el título del libro). Harta de no encontrar las ediciones que buscaba, acude a ellos con la esperanza de descubrir en la capital inglesa libros únicos, de segunda mano, que sumar a su biblioteca.

Lo que comienza como un carteo entre una clienta muy exigente y su librero, pasa a convertirse en una relación de amistad por carta durante más de veinte años. El libro reúne parte de la correspondencia entre ambos, al principio más fría y formal, y después, familiar.

Además de cientos de libros y conversaciones sobre autores, las cartas que Helene y Frank Doel (uno de los propietarios de la librería) se envían, recogen la vida de ambos durante este periodo. Helene, pese a estar siempre en números rojos, disfruta de las ventajas de vivir en Nueva York, con trabajos mal pagados y pisos cochambrosos. Mientras tanto, Frank y el resto de los empleados de la librería, sufren los racionamientos de la posguerra y la dificultad de encontrar elementos tan básicos como un par de medios. Helene, como agradecimiento a la rapidez con la que los libreros encuentran sus peticiones literarias, cada cierto tiempo les envía paquetes con comida, lo que hace que otros empleados e incluso la familia de Frank, escriban a Helene para agradecerle el detalle y ponerle al día sobre lo que pasa en Londres.

Imagen de la auténtica librería Marks & Co, en Londres.

Lo que hace especial el libro

Además de un relato original, la lectura de 84 Charing Cross Road consiguió cautivarme desde la primera página hasta la última. Siempre me ha gustado citar libros como Nosotros en la noche de Kent Haruf para demostrar que cuando una historia es buena, no necesita páginas extra para convencer al lector. En este caso, pasa lo mismo. Tiene la duración justa para conectar con todos los personajes que aparecen y, a la vez, dejarte con una sensación de vacío cuando lo terminas.

Además es muy interesante ver cómo, a través de las letras, no necesitas prácticamente ver el destinatario de las cartas ya que cada personaje tiene su propia presencia: Helene es testaruda, sin pelos en la lengua, exigente; Frank muy correcto, servicial y educado.

Otro aspecto que permite disfrutar todavía más de la lectura es la veracidad de la historia. Las cartas que podemos ver en el libro son las que la escritora y el librero se enviaron en la vida real desde 1949 a 1969. Helene Hanff, aunque sobrevivía como podía como guionista y escritora, siempre guardaba dinero para saciar su sed lecturas, de conocimientos y de historias. Y gracias a ello podemos disfrutar de esta historia. Aunque al principio no tuvo mucho éxito, en cuanto se empezó a dar a conocer la historia, llegó a teatros, cines y también librerías.

El libro 89 Charing Cross Road de Helene Hanff ha sido un auténtico descubrimiento. Solo puedo recomendarte que lo leas, lo disfrutes y me lo cuentes cuando lo hagas hecho. PD: La librería cerró sus puertas hace unos años, por lo que si vas a Londres no podrás llevarte la fotografía (en su lugar, hay un McDonald’s). Lo que siempre te acompañará son las cartas de Helene y Frank.

Previous Post

Puede que también te guste